Un lugar para vivir consciente de vivir

Charlamos con... > Marta Matarín

Brahma Kumaris Marta Matarín PortalHolístic
Marta Matarín

La meditación nos ayuda a encontrar la verdadera identidad

Tomo contacto con el mundo de la meditación gracias a Marta Matarín del Centro Brahma Kumaris de Barcelona

28 de julio de 2016

En una calurosa tarde de julio, tengo la suerte de pasar un ratito charlando con Marta Matarínprofesora de meditación Raja Yoga, pensamiento positivo y responsable de la coordinación del Centro Brahma Kumaris de Barcelona.

Con una cariñosa sonrisa, Marta nos recibe y enseña el centro, una isla de silencio y paz en el corazón de la ciudad condal. Rápidamente nos abraza la calidez y serenidad de su voz y mirada. Y siento como la práctica de la meditación ha forjado en ella una luminosidad especial, blanca como la camisa que viste, que nos acaricia y invita a seguirla para conseguir entrar en este mundo misterioso que todos tenemos dentro, tal como ella ha hecho y hace cada día.

Gracias Marta por ayudarnos a recordar quién somos en realidad. Os dejo aquí sus bonitas palabras que seguro os ayudarán tanto como a mi.

 

¿A qué edad empezaste a meditar?

A los 14 años, empecé con mis padres.

¿Te decían algo los amigos?

Los amigos no, pero en la escuela sí. Meditar hace más de 30 años era una cosa rarísima. Yo iba a una escuela cristiana y no lo entendieron demasiado bien. Me decían: “¿Donde te has metido? Tus padres que hagan lo que quieran, ¡pero esto no es lo que tendrías que hacer tú!

Tenías que justificarte…

Procuraba no explicar demasiado porque no me entendían. Hablo de los profes de la escuela, no de las amistades.

Y en la adolescencia, seguiste teniéndolo muy claro

Sí, lo tenía muy claro. Cuando tienes una cosa clara y te sientes seguro con lo que estás haciendo y sobre todo piensas que no haces daño a nadie, ni haces nada malo, ¿qué problema hay?

Cuando tienes una cosa clara y te sientes seguro con lo que estás haciendo y sobre todo piensas que no haces daño a nadie, ni haces nada malo, ¿qué problema hay?

Una joven con una fuerte autoestima…

Sí, bastante.

La meditación quizás ¿también te ayudaba?

Sí, y sobre todo la autoestima creció muchísimo con la meditación. No podría decir que tenía la misma autoestima antes que ahora.

A los adolescentes les puede ir bien meditar, ¿verdad?

Si, y más hoy en día. Porque ser joven ahora no es lo mismo que ser joven en aquella época. Entonces no teníamos móvil, ni redes sociales… En realidad es una manera de huir del mundo. Si tú le quitas el móvil a un adolescente, según a qué edad, se quedan como pensando: “¿Y ahora qué hago?”.

¿Perdidos?

Sí. Mientras que si una persona joven practica meditación, tendrá un espacio para conectar consigo mismo. No se deshará de las cosas del mundo, ni dejará la relación con la gente, puesto que por eso estamos aquí, sino que dispondrá de un espacio de reencuentro, para poder desconectar y decir: “Esto se queda aquí, ahora estoy aquí, ahora me centro en este momento y en esto que tengo que hacer”. Es fundamental.

... si una persona joven practica meditación, tendrá un espacio para conectar consigo mismo

Con crisis de identidad, de no saber muy bien quién eres, o querer ser quien no eres, la meditación puede ayudar mucho a estar más contigo mismo, a disfrutar de tu compañía, de ir reconociendo quién eres. Y por lo tanto, que tus referentes vayan siendo más tú mismo.

¿Y cómo explicas esto “de estar con un mismo”? Yo ya estoy conmigo misma ahora…

Bueno, estamos siempre con la mirada hacia afuera. Tenemos mucho contacto con el exterior y de vez en cuando es fundamental dejar de hacer, por unos minutos tansolo. Dejar la acción para entrar en la conexión con aquello que es más profundo y más auténtico, que eres tú mismo. Y parece una paradoja porque, ¿que quiere decir ser yo mismo? Si en realidad soy yo, ¿no? Vamos a descubrir la otra parte del mundo y en cambio ¡no nos conocemos a nosotros mismos!

¿Un ejemplo?

Por ejemplo, cuando sale una reacción que desconoces… Esto ¿de dónde ha salido? Estas palabras, ¿como es que me han salido con este tono de voz? ¿Cómo he sido capaz de expresarme de esta forma?.

Es decir, yo no soy mis reacciones, pero tampoco soy mi nombre, oficio, carrera…

Hay que dejar de identificarse con lo que son etiquetas y despojarse de todas ellas: no soy el cargo en la empresa, no soy padre, no soy madre… Son papeles que represento, son responsabilidades, pero no soy yo. No siempre podré hacer el papel de madre o padre de familia, por ejemplo. ¿Qué le pasa a mucha gente cuando se jubila? Toda esta crisis post-jubilación es una crisis de identidad muy fuerte porque justamente se desvinculan de lo que ha sido su identidad durante años. Y la meditación nos ayuda a encontrar la verdadera identidad y a entender que esto otro pueden ser “papeles”, pero que no soy yo. La meditación nos pone en contacto con el Yo interno.

Cuando estás presente en aquello que estás haciendo, puedes ir reconociéndote y descubriéndote mediante la observación, el silencio, el aumento de la capacidad de escucha, la capacidad de tomar decisiones… Desde una mente más tranquila, más calmada, puedes ir viendo qué es lo que quieres hacer.

Tenemos mucho contacto con el exterior y de vez en cuando es fundamental dejar de hacer, por unos minutos tansolo. Dejar la acción para entrar en la conexión con aquello que es más profundo y más auténtico, que eres tú mismo

¿Hay personas que no quieren descubrirlo, que les da miedo saber que no son quienes pensaban?

Sí, hay mucha gente que huye. Cuando llega una persona a casa y lo primero que hace es encender la televisión, ¿que está haciendo? Está huyendo de estar con ella misma. Es como una fuga para no mirar quién son. Hay gente que puede estar enferma, o muy enfrascada con las cosas personales que está viviendo y le iría muy bien hacer una parada, tranquilizarse, relajarse, respirar… pero conscientemente. Respirar lo hacemos siempre… pero no siempre respiramos con conciencia… Desconectar es muy difícil para mucha gente. Y la meditación no es una medicina, pero es un complemento muy sano, muy bueno.

Es curioso que formemos una identidad a lo largo de la vida para después tenerla que desmontar…

Es que nacer en este mundo no tendría que ser ningún tipo de experiencia de desconexión de un mismo. Desde el momento que naces se te identifica como niño o niña, se te dice que tienes que hacer esto o aquello otro… El mundo en que nacemos nos condiciona totalmente. Hasta que llega un momento que dices: ¿Ah? Pero, ¿es esta la verdad? ¿Es lo que quiero estar haciendo? Cuando nos cuestionamos esto, empezamos a buscar otras alternativas. No para dejar de hacer aquello que estás haciendo, porque no hay ningún mal en hacerlo, sino para encontrar aquello que le daría más sentido a tu vida. Y esto es muy importante.

La meditación nos pone en contacto con el Yo interno

Si fuéramos conscientes de esta realidad desde el comienzo nos ahorraríamos mucho dolor…

Podría ser. Pero tampoco creo que esté mal tal como es porque quizás cuando venimos “de vacío”, digámoslo así, quizás no lo apreciamos tanto. Se trata de apreciarlo, de valorarlo… De conocerte a ti mismo, desde este espacio, hacer esta parada y mirar hacia adentro…

Y con la meditación, a un nivel más palpable, ¿que consigo?

Más serenidad y más claridad mental para tomar decisiones. Y que la respiración, de una manera más natural, sea más tranquila. Cuando respiramos estamos oxigenando nuestras células, por lo tanto estamos participando de toda la riqueza de nuestra sangre y de todo lo que tiene que ver con el oxígeno. Hoy en día hay muchos estudios sobre este tema, de como ayuda al sistema inmunológico, de cómo lo fortalece. Pero también la relación con los demás es diferente, no sólo con un mismo. Si puede haber una manera de funcionar basándose en estímulos, impulsos, reacciones… con la meditación se llega a transformar la reacción por una respuesta.

No te evita las adversidades…

Si tienes que vivir la situación adversa, la vivirás igual, pero en vez de vivirla de manera estresadísima o negativa, con la meditación la puedes vivir desde un punto de vista más positivo y como un aprendizaje.

¿Y consigues ser mejor persona?

Sí.

¿Mejor que yo, que los demás?

No estamos hablando de cómo son los demás y que tú puedas ser mejor. Se trata que cada cual pueda desarrollar al máximo su potencial. Se trata de ser mejor tú. De cuál es tu mejor versión de ti mismo.

Desconectar es muy difícil para mucha gente. Y la meditación no es una medicina, pero es un complemento muy sano, muy bueno

Con esta mejora ayudas también a los demás…

Sí, aunque no te lo propongas, porque cuando tú cambias, tu entorno cambia también.

¿Hay una fuerza invisible que detecta que tú has cambiado?

Es a nivel vibracional y energético. Tú quizás no le has explicado a nadie que meditas, pero toda la energía pacífica que desprendes, el aura que te rodea, tiene un efecto… Energéticamente estamos creando algo. El Yo que estás haciendo tú, tiene su proyección.

Se trata de ser mejor tú. De cuál es tu mejor versión de ti mismo

¿Esta energía sería la esencia, el alma?

Desde la meditación que practicamos, que es la meditación Raja Yoga, el alma, la esencia, la energía, la persona… son lo mismo: la fuerza o la energía que da vida a este cuerpo. Cuando una persona muere, vemos que todavía tiene órganos en su cuerpo que lo podrían hacer funcionar. Pero en cambio, es cómo si la chispa de luz que le daba vida ya no estuviera. Lo que le da la diferencia es el Ser. Entonces, cuando nos damos cuenta de qué somos y quién somos, es también una manera de dar sentido a la vida, de entender la muerte como parte de la vida. Reconocer que, no es que tengas tú esta luz que te da vida, es que tú eres la luz que da vida a este cuerpo. El tema de la espiritualidad se entiende de muchas maneras, pero ¡este es el click! Se trata de darle la vuelta al planteamiento de que somos un cuerpo y tenemos una alma o un espíritu.

De este modo entenderíamos porque ahora estoy en este cuerpo que tiene vida, o podría no tenerla. Yo soy la energía y lo que tengo es un cuerpo. Y del mismo modo que estoy sentada en este sofá y este sofá durará un tiempo, pues este cuerpo también durará un tiempo, pero yo no moriré nunca.

Entonces es algo mucho más grande que yo…

¿Y quién es este yo?

¿La luz?

¿Y que  puede haber más grande que esta luz?

... no es que tengas tú esta luz que te da vida, es que tú eres la luz que da vida a este cuerpo... este es el click!

Nada…

Esta cosa más grande, es esta luz, esta energía que eres tú, yo, Jan…

Entonces, puedes llegar a ver que no hay separación entre nosotros, ¿no?

Llegas a reconocer que todo el mundo es un ser vivo y que igual que tú haces una búsqueda interna para irte descubriendo más, los demás también la están haciendo. O también sucede que, a veces quizás exigimos mucho, pero hay que entender que cada cual está en su proceso y no le puedes pedir nada a esta persona. ¡Véte a saber en qué proceso personal vital está! ¿Y yo? ¿En qué proceso estoy? Igual que a mí me ha costado un tiempo cambiar, y que sigo cambiando, pues el otro también necesita su espacio y su tiempo para poderlo hacer…

Y entrar en esta espiritualidad, a través de la meditación o a través de un cambio personal, ¿te ayuda a sentirte una persona más llena?

De forma innata el ser humano tiene cualidades como la paz, el amor, la autenticidad… Te ayuda a reconnectar con todo aquello que te da valor, digámoslo así. Con todos tus tesoros: cualidades, fortalezas y también con las debilidades, porque lo descubres todo. Hay flores, pero también hay malas hierbas… y ¡todo está dentro! Todo forma parte de uno mismo. Y no sólo nos hemos ensuciado, sino que hemos actuado mucho con mecanismos de defensa que nos han ido muy bien. Tú sabes que cuando das un puñetazo sobre la mesa, el otro calla y esto lo aprendes. Al final lo asimilas como un patrón de comportamiento tuyo, pero no lo es.

Llegas a reconocer que todo el mundo es un ser vivo y que igual que tú haces una búsqueda interna para irte descubriendo más, los demás también la están haciendo

Hay que aceptar también las debilidades…

Si, y quererlas, porque si no puedes asumirlas bien, no puedes transformarlas.

Cuando una persona vive en modus supervivencia, debe de ser muy difícil empezar a vivir desde la espiritualidad…

Sí. Tú le puedes hablar de espiritualidad o de meditación a una persona, pero si no ha comido desde hace 3 días, lo que querrá es un plato en la mesa. Aquella es su necesidad y no le hables de nada más. Claro que es muy difícil cuando no has vivido una situación de tanto dolor límite, pero una persona que sabe de qué va la espiritualidad, tiene muchos más recursos para hacer frente a estas situaciones caóticas. Entonces serían dos planteamientos diferentes de una misma realidad. Si has estado meditando y vives una situación caótica, puedes observar y decirte: “Bueno, ahora la situación es esta. No me había pasado nunca, pero ahora me encuentro en esta situación, pero tengo herramientas”.

Tú eres profesora de pensamiento positivo y haces talleres, ¿sólo necesito ser positiva y ya está?

Aquí nos sirve como método para iniciar el tema de la meditación. Hay personas que entran directamente en la meditación. Otras ni siquiera se lo han planteado, pero sí que ven que la negativitat interna les está haciendo mucho daño. Entonces les sirve como puerta de entrada para hacer una mirada hacia adentro, más profunda. Pensar en positivo no quiere decir que todo está bien, que todo es fantástico… porque sería huir de la realidad. Se trata de reconocer que hay cosas que no son tan positivas e intentar ser resolutivo con aquello que está pasando. Qué puedes hacer tú ante aquella situación, sea la que sea…

¿Cuál sería la rutina para empezar a meditar?

Crear un espacio adecuado es fundamental. Puedes meditar en cualquier lugar y seguirás meditando en cualquier lugar, vayas en coche o estés en casa. Pero el hecho de tener un espacio concreto, un rinconcito de meditación donde puedes poner una velita o una imagen de un amanecer, es importante porque es como decir: “Mira, necesito físicamente estar en este espacio porque me ayuda a desconectar de todo el resto y me centra en este momento, este instante”. No se trata de hacer un ritual, sino de disponer de ciertos elementos que quizás nos recuerdan el propósito de por qué meditar: poner un incienso, música suave o silencio. No quiere decir que tengas que depender de este entorno porque puedes estar en cualquiera otro lugar y tener la capacidad meditativa igual, pero como mínimo que aquel espacio sea muy importante para ti…

De forma innata el ser humano tiene cualidades como la paz, el amor, la autenticidad… Te ayuda a reconnectar con todo aquello que te da valor

Puedes meditar observando una puesta de sol…

Cuando es con elementos de la naturaleza, viendo la belleza externa, es un reflejo de la belleza interna… es muy bonito. Tendríamos que tener la habilidad de meditar en cualquier lugar, incluso en una gran ciudad.

Y en el silencio de la meditación, la mente acaba calmándose, pero también ves que hay alguien observando todo esto, ¿no?

Sí, es así como funciona. En el momento en que conectas con esta quietud que tienes dentro, después se produce una identificación: yo ¿quién soy? Y te das cuenta que quién mira por las ventanas de estos ojos soy yo, que quién escucha por estos oidos soy yo… Por lo tanto, ¿quién es el que observa? ¡Yo! Es como ir haciendo esta diferenciación entre todo aquello que es externo: elementos, objetos, personas, tu propio cuerpo… y quien observa. Cómo si nos pudiéramos ver como espectadores de una obra de teatro. En una obra tú no estás juzgando el papel de los otros, estás observando. Y tiene sentido este papel, porque sino no tendría sentido el papel del otro…

En el momento en que conectas con esta quietud que tienes dentro, después se produce una identificación: yo ¿quién soy? Y te das cuenta que quién mira por las ventanas de estos ojos soy yo, que quién escucha por estos oidos soy yo

Este observador, ¿sería la luz de la que hablábamos antes?

Exacto

Claro como la luz!

Sí. Es el ser espiritual y hablar de espiritualidad quiere decir hablar del origen de la experiencia auténtica del ser humano. De aquello que te da la condición de ser humano, más allá de cualquier religión…

¿Ahora hay más personas buscando todo esto?

Sí, hay una ola, una vibración muy positiva, muy constructiva… Personas también perdidas, que no saben muy bien hacia donde buscar o que hacer, pero que no se contentan con aquello que el mundo les ofrece y buscan algo más…

Y desde el centro de Brahma Kumaris, ¿como les ayudáis?

Todo lo que hacemos, está enfocado a que las personas puedan desarrollar todo su potencial con la práctica de la meditación. Realizamos cursos de pensamiento positivo, de autoestima, de prevención de la estrés… Organizamos cursos de fines de semana, retiros, recesos espirituales… Colaboramos en centros penitenciarios, universidades, empresas, colectivos de enfermos, entidades que quieren incorporar la práctica de la meditación con sus asociados. Y todos somos voluntarios. Cada cual tiene su manera de ganarse la vida, pero todo lo que hacemos a través del centro es gracias al voluntariado. Por ejemplo, aquí tenemos un grupo de profesores, y nos vamos organizando: “Yo tengo los martes”, “Yo los sábados”, “Yo tal...” y entre todos hacemos un puzzle. ¡Es bonito! Incluso en la tienda, ¡todo es voluntariado!

¿Y es así en todos vuestros centros?

Sí, en todos. Brahma Kumaris pertenece a una Red Internacional de centros de meditación presente en 120 países. Tenemos casi unos 9000 centros. Y en el Estado Español, estamos presentes en 15 ciudades, más otras donde no hay centros, pero sí que se hacen actividades. Barcelona es la sede nacional, el primer centro que se abrió en España en 1980.

También hacéis retransmisiones en directo…

Sí. Desde que hay todo el tema de redes sociales e internet, tenemos canales de Youtube… Hacemos conferencias que grabamos desde un web que se llama Mindalia.com y algunas se retransmiten en directo. Las personas se tienen que registrar para verlas, pero las pueden seguir en diferido.

¿Y editáis libros, cds..?

Algunos sí que han sido publicados aquí, pero básicamente han sido traducciones otras cosas que ya existían. No tenemos tantos voluntarios, ni autores, ¡ni escritores! Tenemos meditaciones guiadas, que acompañan a muchas personas en el proceso de inicio. Al principio son muy útiles.

Muchas gracias Marta por este bonito rato. Tiene que ser muy inspirador poder ayudar a tantas personas en todo el mundo…

Sí. Es muy bonito viajar y que algunas personas te digan: “¡Yo medito con vosotros!

Ciertamente cada vez creais una red más grande de “meditadores”…

Y es bonito ir arraigando de este modo.

Cristina Jané

Llicència de Creative Commons

 

 

Enlaces de interés relacionados en esta charla:

- Brahma Kumaris

- Brahma Kumaris contacto

- Mindalia TV

- Publicaciones de Brahma Kumaris

 

 

 

¿Eres profesional y quieres clasificar todas tus especialidades? Regístrate gratis en PortalHolístic y hazlas llegar a quien las necesita.

 

Si necesitas a un profesional, los tienes todos aquí!

O quieres hacer un evento relacionado con las terapias naturales: encuéntralo aquí

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Gracias a Jan Pintó que ha asistido como fotógrafo

Buscador

centros y profesionales

de las terapias naturales y actividades conscientes

Select the region to restrict your search