Un lugar para vivir consciente de vivir

Artículos > ¿Sabemos discernir entre lo real y lo irreal?

el despertar de la consciencia PortalHolístic
Girijâ Saraswati

¿Sabemos discernir entre lo real y lo irreal?

El despertar de la consciencia nos ayuda a ver nuestras propias limitaciones

21 de junio de 2016

El despertar de la consciencia

Esta es la historia de un hombre que a media noche vio una serpiente en el suelo, ante sus pies. Atemorizado se quedó quieto hasta que las primeras luces del amanecer le hicieron ver la realidad: que la serpiente era en verdad, un trozo de cuerda.

Este es un cuento que ilustra muy bien lo que quiero compartir con vosotros y que muchos maestros hindúes han utilizado y siguen utilizando hoy en día.

La parálisis a la que nos conducen nuestros miedos

Tomar consciencia de lo que es real aparentemente parece fácil. Pero mientras la persona no se da cuenta de que lo que “ve” realmente son sus inseguridades, sus miedos o sus propias dificultades y decide cambiar esta visión, el camino resulta difícil y complicado.

Pero mientras la persona no se da cuenta de que lo que “ve” realmente son sus inseguridades, sus miedos o sus propias dificultades y decide cambiar esta visión, el camino resulta difícil y complicado

Cuando uno toma consciencia de lo que está viviendo realmente, la cuerda ya no parece una serpiente, simple y llana delante de él, sino que la percibe como un aprendizaje a superar, un obstáculo que se nos ha interpuesto delante como medio para dominar y crecer.

Lo que inicialmente sucede es que la mente se identifica con el miedo y la persona se paraliza. La mente, según su momento existencial, lo vive con opacidad, con excesiva carga emocional, le impide seguir adelante (porque cree que es una serpiente) y no puede tomar la distancia necesaria para poder observar las cosas tal como son. Aquí es dónde la persona debería empezar un cambio de actitud y entrar en el camino del “despertar”, el camino de “darnos a luz”.

Todos necesitamos tener un espíritu crítico, en el buen sentido de la palabra, para poder observar-contemplar los sucesos y descartar escalonadamente los pensamientos que no nos permiten ver la verdadera realidad.

Pero, ¿como empiezo?

Observando, tomándome la vida con una actitud de testigo y ¡dándome un tiempo para tomar conciencia! Con la actitud de observación constante, para ver que lo que “tenemos delante” y que nos parece un “obstáculo” imposible de superar, lo podemos pasar a ver como un objeto de contemplación.

Esta actitud de “ser testigos” nos ayuda a entender que todo aquello que es cambiante, se modifica según el sujeto que lo mira. Y nos damos cuenta que toda la pluralidad de sucesos y experiencias diarios se transforman constantemente.

Todos necesitamos tener un espíritu crítico, en el buen sentido de la palabra, para poder observar-contemplar los sucesos y descartar escalonadamente los pensamientos que no nos permiten ver la verdadera realidad

Con la observación veremos qué es lo real. Y lo que vivimos como algo subjetivo y doloroso, pasa a ser de carácter objetivo y aceptable. Aceptar que todo está en constante cambio, nos relaja y nos permite vivir en paz.

Entonces todo cobra otra dimensión, otro peso, otro volumen mental relativo y pasa a ser transformado y vivido desde el conocimiento, desde la luz de la sabiduría.

Te pongo otro ejemplo, muy típico de los maestros hindúes, el favorito de Sankara:

Uno ve muchas vasijas, cántaros, jarras o simplemente tarros sencillos para tomar el té. En todos ellos podemos ver sus características físicas, el tipo de material y como están hechos, sus matices, si están pintados o no, sus múltiples diversidades…Podríamos decir que hay tantas diferencias como objetos. La verdad se reduce a que todos ellos esencialmente son de arcilla, moldeada en diferentes formas, pero su pura realidad es la simple y bella arcilla (o la cuerda, en el ejemplo anterior).

Esto equivale a decir que cuando se alcanza a contemplar aquello que veo-me sucede-vivo, lo Esencial de “lo observado” es igual en todas las cosas. Esto se puede conseguir mediante una mirada contemplativa, agudizada por el conocimiento, con un espíritu crítico en positivo.

Así que nos damos cuenta, de que todo aquello que en un inicio parece complicado, difícil de aceptar y de saber ver su resolución, cuando se mira con discernimiento, desde la distancia emocional que nos permite la actitud de testigo y de la contemplación, nos deja observar y darnos cuenta de lo que es “en realidad eso” que está teniendo lugar ante mi.

Esta actitud de “ser testigos” nos ayuda a entender que todo aquello que es cambiante, se modifica según el sujeto que lo mira. Y nos damos cuenta que toda la pluralidad de sucesos y experiencias diarios se transforman constantemente

¿Como lo hago para conseguirlo?

En estos tiempos modernos, parece que todos buscamos algo para solucionar con rapidez los contratiempos, los obstáculos y para que nada nos entorpezca nuestro camino en movimiento constante. Lo que te propongo aquí es precisamente que “pares”, que “sueltes”, que te permitas un “tiempo” y un “espacio” para vaciarte.

Estar en silencio unos minutos cada día

Permítete cada día estar “en silencio” durante unos minutos. Puedes empezar por 3-5 minutos y poco a poco podrás aumentar este tiempo. Déjate fluir, sin exigirte demasiado.

Permítete un tiempo para poder tomar consciencia y observar lo que vives y como lo percibes. Para poder “dar a luz”, si lo que percibes como una serpiente y te paraliza, es en realidad tan solo un trozo de cuerda, pero que tu mente proyecta así por su falta de discernimiento.

Vivir el presente

Si nos permitirnos parar, ser testigos, “con-templar” en el sentido literal (estar en el templo interior) de permanecer en contacto con uno mismo, quizás podamos ver “nacer la luz”, como el amanecer lo hace por la mañana. Y veremos también como el ocaso nos muestra el transcurrir de todo, las sombras y la sensación de no-luz, de lo que es transitorio. Podremos integrar así la dualidad o complementariedad en nuestras vidas.

Nos ayudará a ver lo aparentemente invisible a nuestros ojos, pero tangible en nuestro  interior. Estaremos más abiertos al propósito real para que nada irreal nos turbe y  despertaremos a la Consciencia de que “Yo ya soy Eso”. Aprenderemos a vivir el presente y a estar conscientes en todo momento.

Girija Saraswati

 

Échale un vistazo a todos nuestros artículos  

• Reprográmate y cambia el chip para sentirte mejor

 

¿Te gustaría escribir para PortalHolístic?. Te invitamos a hacerlo y te lo explicamos AQUÍ

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Buscador

centros y profesionales

de las terapias naturales y actividades conscientes

Select the region to restrict your search